• right_icon baja
  • Mins

Ingredientes de la receta

  • 80 g de aceite de oliva

  • 350 g de harina INTEGRAL GALLO

  • 1 cucharadita de bicarbonato

  • 2 yemas de huevo

  • 150 g de miel

  • 1 pizca de sal

  • semillas de lino

Preparación

  1. Batir las yemas de huevo con la miel, reservar.
  2. Aparte poner la harina tamizada, el bicarbonato, la sal y el aceite en un recipiente hondo y mezclar bien con las varillas hasta que todo quede bien homogéneo y suelto, pero sin ligar. Añadir entonces las yemas batidas y seguir mezclándolo todo a mano hasta hacer una masa homogénea y plástica.
  3. Hacer un rollo cilídrico de unos 8 a 10 cm de diámetro, envolverlo en film plástico y dejar reposar unas horas en la nevera (IMPORTANTE!)
  4. Quitar el film de los cilindros de masa y extender la masa con el rodillo hasta dejarla de un grosor de 3-4 mm. Cortar las galletas con el cortapastas, recuperar los recortes y amasarlos para hacer otra vez la misma operación de rodillo y corte hasta acabar con la masa.
  5. Cubrir las bandejas de horno con papel de horno y distribuir las galletas encima, dejando un espacio entre cada una de 1 cm. Mojar las galletas con un pincel y agua y espolvorear las semillas de lino por encima, presionando suavemente a continuación con los dedos para fijarlas.
  6. Precalentar el horno a 160º C
  7. Introducir la bandeja cargada y hornear hasta que las galletas estén doradas (unos 15 min.).