Nuestro Pan Rallado

Pan rallado para conseguir perfectos empanados o rebozados, para ligar masas, rellenar o espesar. ¿Eres más de pan rallado clásico o lo prefieres con ajo y perejil? Elige tu favorito para cada ocasión y saborea la calidad Gallo. Además, el pan rallado Sin gluten es la mejor opción para las personas intolerantes al gluten sin renunciar al sabor.

Nuestro
PAN RALLADO

El pan rallado Gallo se convertirá en tu arma infalible para dar un toque crujiente a los rebozados y gratinados, además de textura y sabor a múltiples preparaciones, rellenos y salsas.

 

SABROSO, CRUJIENTE Y PARA TODOS LOS DÍAS

¿Conoces nuestra selección de pan rallado crujiente? En Gallo sabemos que un pan rallado de calidad puede transformar una elaboración correcta en un plato redondo. Su textura fina le confiere una gran versatilidad y lo convierte en el ingrediente ideal para empanar, rebozar, ligar masas, espesar o rellenar.

Existen infinidad de recetas en las que podrás utilizar tu pan rallado Gallo. En rebozados y empanados como croquetas, flamenquines, escalopines o nuggets, conseguirás una costra crujiente por fuera y un interior tierno y jugoso. Además, podrás elegir entre un rebozado más fino o más grueso en función de los gustos y preferencias de tu familia. Pero no solo eso, el pan rallado Gallo te ayudará a dar consistencia a preparaciones como albóndigas, gazpachos y cremas. También a ligar salsas y a espesar guisos y purés, así como a obtener excelentes resultados en gratinados y recetas al horno.

La gama de pan rallado Gallo está compuesta por cuatro variedades distintas, para que puedas encontrar la que mejor se adapta a tus gustos y a las necesidades de la receta que quieras preparar. Nuestro pan rallado clásico, con un granulado más fino elaborado a base de harina de trigo, levadura y sal. El pan rallado con ajo perejil, con un intenso sabor que llevará tus platos a otro nivel. El pan rallado crujiente, con una mezcla de harina de trigo blando y trigo duro, para conseguir una textura más gruesa y crujiente. Y, por último, el pan rallado sin gluten, con el que podrás conseguir el mismo sabor de siempre, pero sin gluten.