El pescado frito es uno de los manjares más típicos del verano. Y aunque pueda parecer que su elaboración es sencilla, hacer la fritura de pescado perfecta requiere conocer algunos secretos que te contamos a continuación. 

1. La elección del producto

Como es lógico, el primer paso para hacer la fritura de pescado perfecta es elegir un pescado idóneo para esta técnica de cocina. Porque no todos los pescados son igual de aptos para freír. Procuraremos elegir especies más magras, como la merluza, el lenguado, la pescadilla o el boquerón –entre otras-.

2. La harina

Un aspecto fundamental que has de saber a la hora de hacer una buena fritura de pescado es que la elección de la harina es fundamental, y en Gallo te lo ponemos fácil. Lo ideal es emplear harina de trigo y, mucho mejor, harina especial para fritos y rebozados, lograr un rebozado en su punto y mucho más fino y crujiente. También es importante que, una vez que pasemos el pescado por la harina, retiremos el exceso con ayuda de un cedazo de cocina o, en su defecto, un colador.

3. Aceite de oliva, la mejor opción

Ya sea aceite de oliva virgen o aceite de oliva virgen extra, utilizándolo lograremos muchas ventajas. Por un lado, los beneficios saludables que aporta este aceite vegetal. Por otro lado, su practicidad a la hora de freír, ya que se degrada menos que otros tipos de aceite, por lo que lo podremos reutilizar más veces. Y, por último, el sabor inconfundible que va a aportar a nuestros pescados.

4. Evitar el exceso de agua

Para que la harina se adhiera bien al pescado, es necesario retirar el exceso de agua con un poco de papel absorbente. Pero trata de evitar que quede demasiado seco para que la cantidad de harina adherida a su superficie sea la justa para crear una película crujiente.

5. Cantidad y temperatura del aceite

Para hacer una buena fritura de pescado no debes escatimar en cantidad de aceite. Este debe cubrir por completo el pescado para que se fría bien por todos los lados. También es importante que evites reutilizar el aceite demasiadas veces, ya que esto puede aportar mal sabor al pescado. La temperatura del aceite es otro factor a tener en cuenta. Esta debe ser de unos 180 grados. Si freímos por debajo de esa temperatura, el pescado no quedará tan crujiente, ya que absorberá más grasa.

6. Freír en pequeñas tandas

Para que el pescado quede en su punto, no introduzcas demasiada cantidad en la sartén o freidora. De este modo, evitarás que los trozos se peguen y se cuezan.

7. Escurrir el exceso de aceite

Una vez finalizada la fritura, colocaremos el pescado sobre un poco de papel de cocina absorbente para retirar el exceso de grasa.

8. La sal, después

El orden de los factores altera el producto. En cocina, al menos es así. Por eso, es importante añadir la sal al final para condimentar tu plato de pescado frito.

La elección de los ingredientes, la harina, la temperatura y la cantidad de aceite… Como ves, son muchos los factores que influyen en el resultado de una buena fritura de pescado. La buena noticia es que, siguiendo todos estos pasos, podrás disfrutar de este plato delicioso y sorprender a tus invitados. ¡Buen provecho!

Recetas Gallo

Siempre un éxito en casa

ver receta
Maccheroni al huevo
con salsa "Saint Germain"

ver receta
Tallarines sin gluten cremosos
con nata y setas

ver receta
Lasaña
con Sabores Nuestros de Setas del Bosque

ver receta
Ensalada de tulipanes
con alcachofas

ver receta
Tallarines verdes

ver receta
Spaghetti de tomate y espinacas
con berenjena, yogur, granada y vinagre balsámico

ver receta
Spaghetti sin gluten con bacalao
al ajo y limón

ver receta
Ensalada de Hélices tricolores
con mozzarella, cherrys y pesto de rúcula

ver receta
Cous-cous con salsa
picante Harissa

ver receta
Plumas Bio
con atún marinado, berenjenas y queso feta

Te puede

INTERESAR