Gallo fabrica sus pastas ecológicas a partir de semillas de trigo duro ecológico cultivadas dentro de la UE. Las fábricas han sido certi­ficadas por el organismo o­ficial CCPAE.

La pasta BIO Gallo es sostenible, procedente de cultivos ecológicos y respetuosa con el medio ambiente.