Llevas todo el año esperando este momento: ¡por fin están aquí las vacaciones de verano! Disfrutar de unos días de relax fuera de casa suena genial. ¡Pero no te olvides de cuidarte! Cuando estamos fuera de casa, cambiamos nuestras rutinas y, por eso, es fácil echar por tierra todo el esfuerzo que llevamos haciendo durante meses para cuidarnos y mantenernos en forma. Para que eso no ocurra, desde Pastas Gallo te contamos cinco hábitos saludables para estas vacaciones. ¡Toma nota!

1. Mantén el número (y el horario) de comidas

Vacaciones no debe ser sinónimo de desbarajuste en cuanto al número de comidas que hacemos al día. ¡Ni en cuanto a los horarios! Si quieres mantener un estilo de vida saludable este verano, esta es una de las principales premisas que debes seguir. Es posible que tus horarios de comidas no sean los mismos que los que sigues en tu día a día, ya que dependerán de otros factores que, por suerte, no son el trabajo. Pero, sea cual sea tu rutina, trata de fijar unos horarios y, lo más importante: establece un número de comidas al día para evitar dejarte seducir por el temido fantasma del picoteo a deshoras.

2. Piensa bien qué tipo de alimentos comes fuera

Salir a comer fuera de casa es todo un clásico de las vacaciones. ¡Cuánto nos gusta comer en los chiringuitos de playa o cenar en una agradable terraza! Es lógico que, cuando comemos fuera, cambiemos nuestra dieta, pero será fundamental seguir cierto orden o, al menos, moderar el consumo de algunos alimentos. No se trata de prohibirnos platos ni alimentos en concreto, sino de mantener cierto orden y, si un día nos pasamos comiendo demasiadas grasas, equilibrar con una cena ligera e intentar que se trate de una excepción y no de la tónica general de las vacaciones.

3. Date algún capricho, pero con moderación

Sí, por supuesto que las vacaciones de verano son la época del año por excelencia para concedernos ciertos caprichos. ¡Por eso nos gustan tanto! Disfrutar de un helado por la tarde, unas cervezas o un refresco con un aperitivo en el chiringuito frente al mar o un refrescante cóctel viendo el atardecer, son pequeños placeres que llenan de buenos recuerdos nuestro verano. Pero si quieres mantener tus hábitos saludables en vacaciones, trata de establecer un límite lógico de caprichos semanales.

4. No olvides mantener tu rutina deportiva

Llevas todo el año esforzándote para mantener a raya tu rutina deportiva. ¡No lo tires ahora todo por la borda! El verano suele ser motivo de que muchos abandonen la actividad física. Las altas temperaturas y el aumento de planes y de la vida social son algunos de los motivos. ¡Es normal! Y es posible que no te apetezca seguir con las mismas actividades que llevas haciendo todos estos meses. Porque, a quién vamos a engañar: meterse en un gimnasio en pleno verano no suele ser el plan más apetecible. Para ello, te proponemos adaptar tu rutina deportiva a la época estival. Paseos en bicicleta o rutas a pie a última hora de la tarde, sesiones de yoga o Pilates al aire libre, actividades acuáticas (natación, kayak, paddle surf…) o deportes como el tenis o el pádel son perfectas opciones para mantenernos en forma durante el verano.

5. ¡Hidrátate!

El gran básico de los hábitos saludables de las vacaciones (o, más concretamente, del verano). Las altas temperaturas aumentan nuestra necesidad de hidratarnos con mucha más frecuencia. Y es que, además de mantener una correcta hidratación, el agua también es clave para evitar desequilibrios alimenticios en esta época. Porque beber suficiente agua nos permite disfrutar de otras bebidas (alcohólicas o refrescos) sin tener que ingerir grandes cantidades con el afán de saciar la sed. Incluso, en ocasiones, podemos confundir las señales que nos manda nuestro organismo y sentir necesidad de picar entre horas pensando que tenemos hambre, cuando en realidad lo que sucede es que estamos deshidratados.

 

Estos son solo algunos consejos para mantener los hábitos saludables estas vacaciones. Pero, por supuesto, ¡hay muchos más! No olvides seguir una dieta rica y variada, en la que predominen las frutas y verduras de temporada. Incluye legumbres y cereales a diario, y, en la medida de lo posible, intenta consumirlos en sus versiones integrales, ya que contienen un mayor índice nutricional. En este sentido, las pastas y harinas integrales pueden ser tu mejor aliado para seguir una dieta equilibrada, así como nuestras pastas 100% legumbre, que puedes disfrutar en forma de frescas ensaladas. Cuídate este verano y, te aseguramos que, cuando llegue septiembre, lo agradecerás.

Recetas

Similares

Recetas Gallo

Siempre un éxito en casa

ver receta
Sopa de cocido
con chorizo

ver receta
Pasta de guisantes
con jamón y menta fresca

ver receta
Ensalada tropical
con hélices integrales Gallo con tomate y espinacas

Te puede

INTERESAR

Ensalada de pasta: el aliado perfecto para comer bien en…

Es la reina de las mesas de…

Leer
¿Qué son los hidratos de carbono? ¿Qué diferencia hay entre…

Los hidratos de carbono, carbohidratos o glúcidos son…

Leer
Espaguetis con verduras: ideas para comer sano y ahorrar dinero

Seguir una dieta sana y variada gastando…

Leer
Pasta al dente ¿conoces sus beneficios?

Gastronómicamente hablando, la expresión “al dente” se…

Leer
Conoce el índice glucémico

El índice glucémico (IG) categoriza a los…

Leer