En Pastas Gallo llevamos toda la vida junto a ti, innovando y seleccionando los trigos más exclusivos para llevar hasta tu mesa solo lo mejor. Gracias a tu fidelidad a lo largo de todos estos años, celebramos nuestro 75 aniversario. Y lo hacemos echando la vista atrás, sintiéndonos orgullosos de todo el camino recorrido contigo. Pero también mirando hacia delante, centrándonos en el presente y anticipándonos a los retos del futuro.

 

Escribiendo juntos la historia de la pasta desde 1940

Pastas Gallo es el sueño hecho realidad de un joven emprendedor, el Sr. José Espona, quien, en 1946, con solo 20 años y 15.000 pesetas prestadas por su padre, adquirió una fábrica de harinas en Rubí (Barcelona). Por aquel entonces, todos los fabricantes de pastas trabajaban exclusivamente con trigo blando. Pero el Sr. José Espona estaba hecho de otra pasta. Su carácter innovador abrió el camino del trigo duro en España, convenciendo a un gran número de agricultores para iniciar la plantación de esta nueva variedad de trigo en España y sembrando las semillas que, años después, harían realmente únicos nuestros productos. 

 

1956: la primera semolería de España

A partir de 1946, Gallo empezó a comprar fábricas de harina y construyó la primera semolería de España en 1956.  Fue el inicio de todo un proceso de innovación que cambiaría para siempre la manera en la que disfrutamos de la pasta en nuestro país. En 1958, cuando apenas existía mercado para la pasta en España, Gallo adquirió un antiguo molino en El Carpio y lo convirtió en fábrica de pastas. Poco más de una década después, ya era posible encontrar Pastas Gallo en más de 100.000 puntos de venta en toda España.

 

100% pasta española

Impulsado por su constante afán de aprendizaje, el Sr. José Espona investigó y estudió a fondo sobre los secretos de las mejores pastas del mundo. Descubrió que existen más de 500 variedades de trigo, y aprendió que una buena pasta significa, sobre todo, un buen grano de trigo. En 1960, adquirimos varias semolerías a lo largo y ancho de toda la geografía española y comenzamos a elaborar pasta con trigo duro de las variedades más exclusivas. 


En la década de los 70, nos consolidamos como marca líder en el mercado y continuamos liderando la innovación en el sector, lanzando las nuevas pastas especialidades, con ingredientes como el huevo o los vegetales. En 1988 se unió a esta aventura, como embajadora de la marca, la gran actriz Sophia Loren, quien nos puso, como condición, que solo haría el anuncio si nuestro producto le gustaba. Dicho y hecho. Enviamos las pastas a su casa y, días después, ya estábamos rodando el primero de varios anuncios que hicimos juntos, y que serían de vital importancia para contar al mundo que Gallo es una pasta que gusta a todos y que nunca falla.


Vanguardia en el siglo XXI

En el siglo XXI continuamos su legado persiguiendo la diferenciación en el mercado. La innovación, la calidad y la apuesta constante por los nuevos retos forman parte nuestro ADN. Y es que, en los últimos años, hemos continuado asumiendo nuevos desafíos, como nuestra gama de pasta para ensaladas, con el mejor trigo duro y selectas verduras deshidratadas como ingredientes. Esta gama está elaborada con un secado exclusivo que permite que la pasta quede como recién hecha, incluso, varias horas después. Otro gran hito fue el lanzamiento de toda la gama de productos sin gluten (2004), pensada para que todos puedan deleitarse con el sabor y textura de la pasta Gallo de siempre; las variedades de pasta integral y una gama de pasta clásica que se prepara en solo 3 minutos (2013), para que quienes menos tiempo tienen, también puedan disfrutar del auténtico sabor de la pasta que más les gusta. En 2015, nuestra fábrica en Esparreguera (Barcelona) se convirtió en la única del país en producir pasta sin gluten de forma exclusiva. Para garantizar la más alta calidad, en Gallo hemos diseñado un proceso productivo adaptado a cada familia de productos. De este modo, conseguimos una textura única y un sabor delicioso.

 

75 años comprometidos con la excelencia

75 años de historia avalan nuestro liderazgo en el sector, no solo en lo que a ventas se refiere, sino también en la calidad, la innovación y el compromiso con la alimentación saludable. Este compromiso está garantizado gracias a la plantación de variedades de trigo duro propias y 100% locales, y al control integral del proceso de producción en nuestras fábricas. De esta forma, podemos garantizarte que solo los mejores trigos seleccionados son los que llegan a tu mesa.

En la actualidad, nuestros productos se distribuyen en más de 40 países. Pastas secas, frescas, rellenas, pastas 100% de legumbres o sin gluten; salsas, harinas, panes rallados… La familia de Pastas Gallo no ha parado de aumentar en todo este tiempo. A lo largo de estos 75 años, nos hemos anticipado a las nuevas necesidades de nuestros consumidores, creando productos innovadores y abriendo nuevos caminos en el mundo de la pasta. Y hoy, al soplar las velas de nuestro pastel de aniversario, pensamos en nuestro único deseo, que es seguir creciendo, innovando y escribiendo la historia de la pasta a tu lado, durante muchos más años. Gracias por formar parte de esta aventura.

Te puede

INTERESAR

¿Qué ingredientes se usan en una lasaña?

La lasaña es uno de los platos…

LEER

Del trigo duro a la pasta: ¿cómo se hace la…

La pasta es uno de los platos…

LEER

La sémola

1. ¿Qué es la sémola y cómo…

LEER

Espaguetis a la boloñesa: historia –y receta- de uno de…

Gusta a niños y adultos, a sibaritas…

LEER

Qué es la pasta de legumbre y cuáles son sus…

¿Has probado las pastas de legumbres? Te…

LEER