“Mamá, ¡esto ya lo he comido en el cole!”, típica frase que se puede oír en muchos de los hogares españoles con niños que comen en el colegio.

Planificar cenas que se complementen con el menú escolar, puede parecer una tarea ardua. Te proponemos un truco fácil para conseguirlo.

  • Fíjate en el alimento proteico que han comido ese mismo día y el que comerán al día siguiente y variarlo.
  • Haz lo mismo con los hidratos de carbono.
  • Procura alternar las verduras y el tipo de cocción de éstas, es decir, si han comido verdura hervida opta por ofrecerles una verdura cruda en la cena.
  • La mejor opción de postre para tú hijo es optar por una pieza de fruta o un yogur natural.

Veámoslo con un ejemplo;



LUNES


MARTES

COMIDA


Arroz marinero

Judías verdes con patatas

Pollo con Chips

Merluza rebozada con ensalada

Mandarina

Natillas

Para la cena del lunes, la proteína debe provenir de alimentos diferentes a las aves y el pescado. Por ello podremos escoger entre alimentos como el huevo, la ternera, el conejo… Para completar la cena necesitamos ofrecer el hidrato de carbono que debe ser diferente al arroz y la patata, para ello ofreceremos pasta. Y ya para finalizar y ofrecerles a nuestro hijo una cena de 10 sólo nos falta la verdura, que en este caso debe ser en forma no cocida; por lo que una ensaladita, unos tomates cherrys o un gazpacho suave puede ser una alternativa genial.

Así pues, una buena opción de cena para el lunes y el martes sería:


CENA LUNES

Espirales con tomate fresco cortado a dados,
zanahoria rallada y aceitunas

Tortilla francesa con champiñones


Yogur natural

CENA MARTES


Ensalada de pasta tricolor con pipas

Hamburguesa de pollo con tomates cherrys


Pera