Una de las dificultades que tiene el cocer las placas de lasaña es la tendencia de estas a pegarse durante la cocción. Aprende como preparar placas de lasaña sin que estas se peguen entre sí.

Pon a hervir el agua como haces normalmente para cocer las placas de lasaña, solo esta vez remueve el agua con fuerza en círculos para que se genere un remolino. De esta manera, cuando arrojes las placas en el agua hirviendo, el movimiento del remolino evitará que se peguen. 

¿Cómo las conservo?

Si deseas guardar unas cuantas placas de lasaña ya hervidas en la nevera te aconsejamos que distribuyas las láminas cocidas en un papel de cocina con un poco de agua salpicada o en un trapo de cocina húmedo.

Distribuye las láminas en el papel de cocina poniendo una encima de la otra, separándolas en escalera con una distancia de unos dos centímetros. Es importante poner un poco de aceite entre las láminaspara que no se peguen. Enrolla el papel de cocina con cuidado con papel film y guárdalo en la nevera.