Los hidratos de carbono son una de las fuentes de energía (en forma de glucosa) más importantes de nuestro cuerpo, sobre todo para el cerebro. Se encuentran en el mundo vegetal (frutas, verduras, cereales, legumbres, tubérculos…) o en alimentos elaborados a partir de éstos.

Se clasifican en dos grandes grupos:

  • Los complejos (almidones) como son la pasta, el pan, la patata, las legumbres, los cereales…
  • Los simples (azúcares) como el azúcar de mesa (sacarosa), el azúcar de los lácteos (lactosa) y el de la fruta (fructosa).
  • Existe también otro grupo conocido como hidratos de carbono no digeribles, que serían la celulosa y la hemicelulosa, considerados como fibra dietética.