1. Todos los cocineros son parte y consecuencia de los nuevos cambios alimenticios que podemos encontrar hoy en día.
2. El denominador común quizá es el hecho de crear nuevas combinaciones de sabores a las que antes nunca un cocinero se hubiera atrevido o imaginado.
3
. Es romper las barreras de las texturas conocidas brindándole al comensal una nueva experiencia con cada bocado.
4. Es investigar en nuevas formas de servirlo, explorar con todo tipo de técnica que nos permita esquivar lo ya conocido.
5. Todo tipo de verduras e insumos nuevos gracias a la importación y al mayor conocimiento de los productos a nivel mundial.
6. Estos aportes nos llevan hacia una forma de alimentación más cuidada, mas sana, con un uso mas inteligente de los productos y recursos mas variados a la hora de crear un plato.

Éxito o fracaso de una nueva tendencia

1. Exploración hacia nuevas culturas gastronómicas y sus productos
2. Incursión en nuevas formas de servicio
3. La plástica del emplatado
4. Conocimiento cada vez mayor del publico en general sobre gastronomía
5. Exploración de técnicas que nos permiten usar de forma distinta los productos
6. Apreciación de las distintas gastronomías regionales, uso de las mismas como forma de innovación.

Existen varias posibilidades de que estas tendencias no puedan implantarse en los distintos países o culturas. Básicamente suele ocurrir que el público no está preparado para cierto tipo de cambios, encontrándonos con cocineros que están adelantados a su público en cuanto a nuevas propuestas o nuevos productos.

La cultura general de cada país, y sobre todo la cultura gastronómica es determinante para la aceptación de nuevas tendencias. De hecho si miramos la “edad gastronómica” de cada país nos encontramos con datos que nos hacen teorizar sobre este suceso. El adormecimiento del interés gastronómico de un pueblo hace que su gastronomía no cuente con rasgos actuales y por consiguiente esté menos predispuesto a subirse a la exploración de las nuevas tendencias.