El microondas es el método más adecuado para recalentar pasta que te ha sobrado.

Aunque recalentar la pasta en la sartén es un método ampliamente utilizado, el resultado es una pasta reseca y endurecida, aun si la calientas con salsa. Colócala en un recipiente apto o un cuenco de vidrio, durante 2 minutos a potencia alta.

También puedes ponerla en un colador bajo agua caliente hasta que esté a la temperatura deseada, entonces puedes mezclarla con la salsa.