Realizar ejercicio físico a diario ayuda a nuestro organismo a mantenerse fuerte y nos aporta muchos beneficios, tanto a nivel biológico (disminuye el riesgo de padecer enfermedades, mejora la densidad ósea, la resistencia a la insulina, etc.) como a nivel psicológico (mejora la autoestima, reduce el aislamiento social…).

Sin embargo, antes de realizar cualquier actividad debemos concienciarnos y preparar el cuerpo, para que el ejercicio sea más eficaz y saludable posible. En el caso del ‘running’, la resistencia es una pieza clave para conseguir unos buenos resultados, por ello debemos mejorarla antes de empezar a correr.